Sobre Alparamis

Sobre Alparamis

Nuestra historia comienza en los años ‘80, en el norte de nuestro país. Alparamis se crea para dedicarse a la ganadería en una estancia de la provincia de Formosa. Pero ya en las primeras visitas a la estancia surgieron dos nuevas ideas. La primera fue convertir una parte del campo en una reserva ecológica para proteger la flora y fauna del lugar. La segunda, armar un vivero de plantas de interior para dar trabajo a las mujeres de la zona. Unos años más tarde, con la producción del vivero encaminada, buscamos un lugar en Buenos Aires para ofrecer las plantas al público. Pero queríamos ser más que un vivero. Buscábamos convertir el lugar en un paseo para toda la familia con juegos y hasta una casa de té.

Así fue que el 8 de septiembre de 1988, en un caserón sobre la avenida Libertador en Olivos, Alparamis abrió por primera vez sus puertas bajo el eslogan “Lo importante es la belleza interior”.

Un día de diciembre de aquel mismo año, desde un rincón escondido de la Patagonia se trajeron cientos de árboles nuevos para que nuestros clientes pudieran decorar sus hogares en Navidad. Y desde entonces, el lugar se transformó.

Nunca lo pudimos corroborar científicamente pero, según se cuenta en los pasillos de Alparamis, en esos árboles llegaron unos duendes mágicos llamados Bistelitos. Con su magia convirtieron el techo de nuestro local en un cielo estrellado y el lugar, en su Aldea. Dicen los que más saben, que esa magia es la que hace que Papá Noel vuelva todos los años para encontrarse con los chicos y sus familias. Esa misma magia es la que todavía hoy nos mueve.

Y como la magia llama a la magia, una Pascua vino un cuentacuentos a la Aldea. Sus historias gustaron tanto que volvió al año siguiente. Cada vez más chicos lo rodeaban. Y no sólo los chicos, también los grandes se emocionaban y divertían al escuchar sus historias. Fue entonces que nació el Teatro Mágico Alparamis, que desde hace más de veinte años pone en escena entre 8 y 10 espectáculos por año para toda la familia.

En el año 2001, cuando la Argentina transitaba momentos muy difíciles, Alparamis invitó a los vecinos a cantar todos juntos el himno para festejar el 9 de Julio. Esperábamos unas 200 personas. Fuimos más de 1.000.

Aquel mismo año, organizamos con distintas fundaciones, el ejército, la municipalidad, empresas y muchos voluntarios, una especial bienvenida a Papá Noel. Miles de familias se juntaron frente al local en el evento que dio inicio al Desfile Mágico Alparamis.

Al igual que en tu vida, muchas cosas mágicas han pasado en estos años en Alparamis. Y todo lo que hacemos busca unir a tu familia. Porque estamos convencidos de que es la piedra fundamental sobre la que se construye nuestra sociedad. Por eso, trabajamos día a día creando magia. Esa magia que los hace más felices cada vez que nos visitan.

Creamos experiencias para que puedan compartir juntos, ofrecemos decoración que hace que una casa se convierta en hogar, desarrollamos regalos que sorprenden y dibujan sonrisas, ideamos espectáculos para vivir y disfrutar juntos, ofrecemos juguetes sanos que estimulan y divierten a los chicos, y celebramos las tradiciones que unen, emocionan y graban en la memoria recuerdos inolvidables.

Menu

Settings